El productor, director y actor teatral Antonio Melenciano es una de las figuras del espectáculo en la República Dominicana que se destaca por atreverse a realizar producciones que salen del formato habitual de las obras que se presentan en el país.

Le hemos visto presentar al público dominicano, tanto musicales como piezas dramáticas. En estos días se apresta a llevar a la Sala Máximo Avilés Blonda del Palacio de Bellas Artes la obra “El Diario de Ana Frank”, basada en el libro homónimo que recopila los diarios personales de la adolescente judía Annelies Marie Frank, donde la joven relata su vida y la de sus familiares mientras se escondían de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Por el contenido histórico y profundamente humano de esta obra, se convierte en un reto profesional anhelado por Melenciano. Ciguapa entrevistó al talentoso artista para conocer más sobre el largo proceso de concretar el sueño de este montaje.

Antonio Melenciano, actor, director y productor teatral. FE.
Antonio Melenciano, actor, director y productor teatral. FE.

Teresa Guerrero: ¿Cómo surge la idea de montar una obra basada en el Diario de Ana Frank? 

Antonio Melenciano: Hace casi 12 o 13  años un amigo y yo hablábamos del  Holocausto y en  ese  momento, por  primera  vez hablamos de que  sería  interesante llevar al teatro algo  sobre la vida  de  Ana  Frank. Pero  fué  ya  hace  algo más de cinco años  cuando  hacíamos una  reposición del musical “Martin Luther King, Todos los  colores”, un  musical  sobre la  vida  del  líder  de los  derechos  civiles Martin Luther King Jr. , una  directora  de un colegio, me  dijo que  si no me  interesaba ese tema de  Ana Frank. Inmediatamente le contesté que  había  siempre soñado en hacerlo, pero  fui postergando el tema por  otros proyectos hasta  que hace tres  años que nace  en mí una decisión concreta de hacer una  adaptación. Empecé  a  devorar  todos los  documentales  y libros que me parecían por el  frente y con mi  viaje a Holanda  puse la  cherry al pastel que me  confirmaba  que no elegí a la obra, ella simplemente me  eligió a mí. Quizás por  mi naturaleza o porque  siempre me encanta contar historias humanas.

T.G.: ¿Cuándo comienzas a trabajar en el montaje?

A.M.: Empiezo a hacer  audiciones desde el año pasado. Solicitamos  una  fecha en el  teatro, me  Reuní  con  grandes  figuras  de la  escena  dominicana quienes  me dieron el sí de inmediato para acompañarme  en este hermoso  viaje,  como  son Yamilé Scheker, Karla  Hatton, Ernesto Baez, Karoline Becker, Miguel Lendor, entre otros.

T.G.:Demoraste mucho tiempo eligiendo el elenco. ¿Cuáles características buscabas en actores y actrices para crear los personajes?

A.M.: Mira,  hicimos  audiciones  abiertas y cerradas. Publicitamos por las  redes  sociales, buscando  ciertas  características físicas y habilidades  artísticas. Al inicio nadie  se  imaginaba absolutamente nada, pues lo que  buscábamos  era  extraño para muchos.

Quería  una  combinación de  gente  joven, para dar una oportunidad a nuevos  rostros  en la  escena y también quería  la  experiencia que solo dan las  tablas. Y creo que sin  temor  a equivocarme  que  elegimos  el  elenco  más idóneo.

T.G.: ¿Qué tan difícil ha sido lograr concretar la idea de recrear ese difícil episodio de la historia de Europa?

A.M.: Creo que  de  una manera  u otra, el revivir  episodios  tan  tristes de la humanidad te hace sumergirte en sentimientos que  afectan  tus  sentidos de muchas maneras. En los ensayos hemos reído y hemos llorado,  todos  de una manera  u otra  hemos  sido  tocados por el alma  de  Ana  Frank.

T.G.: Tus producciones se caracterizan por tener elementos que les hace especiales, como la música o el humor. En esta obra, ¿cuáles aspectos destacan y la hacen diferente a las otras propuestas teatrales que hemos visto recientemente?

A.M.: Sí, por  fortuna  hemos  realizado  varios  musicales y algunas  obras  que  algunas   tienen  el móvil del humor  para contar  historias. En este caso, el sello del  componente  humano, a pesar de que  quizás esté algo alejado de  nuestra  cultura  caribeña, nos  acerca de muchas formas. Es  un espectáculo teatral, que  tiene  elementos de la música  en su puesta, pero su elemento  fundamental es  el drama. Algunos  elementos con los  actores donde tienen  que  enfocar su atención en la  escena pues,  el montaje  es  bastante  picadito y con muchos parlamentos intensos.

T.G.: En este montaje trabajas con actores de larga trayectoria. ¿Cómo ha sido la dinámica de trabajo?

A.M.: Ha  sido maravilloso trabajar  con  grandes  amigos que en otros momentos  habíamos trabajado juntos tanto en el  teatro como en el  cine. Algunos  ya   habían  trabajado  conmigo en el musical «I Love Rd» como  es el  caso de  Jorge  Santiago. Al inicio tenía  una lista con más nombres y por  fortuna a medida de que iba  hablando con los primeros  su respuesta  fué muy positiva  dándome el sí  casi de  inmediato.

Trabajar  con artistas  de  tanta  calidad profesional y humana ha  sido  una  de las  experiencias más maravillosas que me ha regalado el teatro. Mucha camaradería, cooperación, gente  que a pesar  de  su estatura en las  tablas son  capaces  de dejarse  dirigir de la manera más natural del mundo y eso hace el trabajo mucho más ligero y agradable.

T.G.: Tu compromiso con este proyecto fue tal, que hasta viajaste a Holanda y estuviste en la casa donde vivió Anna Frank. ¿En qué te aportó conocer el lugar real donde se desarrollaron los hechos para la realización de esta obra?

A.M.: Significó mucho, ponerme  en la  piel  del proyecto con la  visita  a la  casa  de  Ana  en Amsterdam, significó una  confirmación sin retorno. Estuve intensamente viéndolo  todo, sintiéndolo  todo y  por  fortuna pude  presenciar un  montaje  maravilloso en el  Theater Amsterdam con  traducción  simultánea. Fué  definitivamente la mejor  decisión que  tomé  ante este  gran compromiso.

T.G.: ¿Qué significado tiene esta obra para ti como persona y en tu carrera como teatrero?

A.M.: Significa mucho, quien me conoce y conoce  de  mis  trabajos  sabe que  siempre trato  de que  el  teatro  sea la mejor  forma  de  comunicar,  de  educar y  sensibilizar con  todos los  recursos  artísticos que tengo a la mano. El  artista  es un ser privilegiado  capaz de  transformar atmósferas, contar historias y crear mundos maravillosos que pueden  servir como instrumento para que nuestro entorno sea un mundo mejor para  vivir. En lo  humano siempre me  ha  gustado  estar del  lado correcto y  creo  que  con  esta obra cumplo ese cometido, como  cuando  hablé en unos  de mis musicales  de los derechos  civiles.

T.G.: ¿Has pensado en presentar este proyecto en alguna ciudad del interior o fuera del país?

A.M.:¡Me  gustaría!  Nada me  haría más  feliz de que  un mensaje de  esta  naturaleza  toque a  esos  espacios que nunca  llega el teatro y  si lo hace es con  espacios muy prolongados. A veces  ese  cometido  se fricciona por  falta  de  recursos o  de una política  real para  apoyar el  teatro  dominicano. Sería  bueno  abogar para que  de manera  concreta se  hagan intentos  reales  de  hacer  realidad una ley de teatro sirva de soporte para tantas iniciativas maravillosas  que  solo se quedan en un libreto.

Teresa

  • Bio
  • Latest Posts

About

Capitaleña de nacimiento y oriental por elección, Teresa Guerrero (Santo Domingo) desde pequeña sintió una gran fascinación por el arte, incursionando en distintas ramas. Al momento de elegir carrera, un torbellino de ideas le hizo decidirse por una que en su momento le pareció práctica y prometedora: Licenciada en Mercadotecnia. Cursando materias de investigación descubrió una nueva pasión. Al graduarse comenzó a trabajar en el Departamento de Investigaciones de la Oficina Nacional de Estadística. Junto con la investigación, continúa de afición por el arte, lo que la lleva viajar a Buenos Aires para realizar una Maestría en Comunicación y Cultura. Actualmente es editora de Ciguapa La Guía y Directora de Comercial de Ciguapa Media.
Compartir
Artículo anteriorFestival de Cine Global viene con innovaciones en su próxima edición
Artículo siguienteMiches celebra Festival de Poesía en la Playa
Capitaleña de nacimiento y oriental por elección, Teresa Guerrero (Santo Domingo) desde pequeña sintió una gran fascinación por el arte, incursionando en distintas ramas. Al momento de elegir carrera, un torbellino de ideas le hizo decidirse por una que en su momento le pareció práctica y prometedora: Licenciada en Mercadotecnia. Cursando materias de investigación descubrió una nueva pasión. Al graduarse comenzó a trabajar en el Departamento de Investigaciones de la Oficina Nacional de Estadística. Junto con la investigación, continúa de afición por el arte, lo que la lleva viajar a Buenos Aires para realizar una Maestría en Comunicación y Cultura. Actualmente es editora de Ciguapa La Guía y Directora de Comercial de Ciguapa Media.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments