Use your ← → (arrow) keys to browse

Bachata Local hizo merecedor a Vicente Cifuentes del galardón a Mejor Artista Música Tropical en Premios Pulsar 2018, el certamen más importante de la música chilena. Ganar este reconocimiento representó un gran logro en la carrera del artista y abrió un nuevo espacio de conquista para el ritmo caribeño.

En la categoría competía con grupos de cumbia, un ritmo popularmente escuchado en Chile. Sin embargo, esa noche ganó la bachata, un género musical que según Vicente tiene buena acogida en el país sureño.

La producción premiada se titula Bachata Local, la tercera en su carrera. El primer volumen estuvo integrado por cinco canciones. Este 2018 sale el segundo volumen, donde el público encontrará colaboraciones con Pedro Piedra, Víctor Víctor y Vicente García.

Vicente entiende que todavía hay diversos experimentos por hacer a partir de la bachata. “Hay muchos mundos para fusionar la bachata”, “bachatié” una cueca chilena”, relata como ejemplo de las mezclas que se pueden realizar con la antes llamada música de amargue.

Vicente Cifuentes ha conformado una banda con artistas chilenos que se han sumado a la experiencia de sentir e interpretar la bachata. Autora: Gabriela VinusaLa experiencia bachatera

Todos los integrantes de su banda son chilenos. Junto a ellos, va configurando un sonido y lírica donde confluyen sus tradiciones poéticas y la música caribeña que han hecho suya. Comenta que su amigo guitarrista Claudio Rojas (con quien toca desde que llegó a Santiago de Chile) ha sido su compañero en este tránsito de encuentro con su sonido bachatero particular y entendiendo como funciona cada instrumento. También Juan Francisco Ordoñez les colaboró mucho “él es como un papá, en la música y en la vida”, revela Vicente.

“Aquí la percusión del caribe es bien cubana o de la cumbia, dominicana es bastante poca”. Relata que cuando buscaban percusionistas, tenían que invitarle a vivir la experiencia de la bachata. Actualmente, tienen una bongocera, se llama Kimberly, y Vicente afirma que es una bachatera.

Encuentro y romance con la música dominicana

Vicente es nativo de Chillán, una ciudad a 400 kilometros al Sur de Santiago de Chile. Allí comenzó su historia con la música. Gracias a que su padre es melómano y su madre toca la guitarra, tuvo mucha mucha música en su entorno desde pequeño.

A los catorce años comienza a vivir en Santo Domingo, con su padre y allá comienza a estudiar con Carlos Luis, cantautor cubano y en el Conservatorio Nacional de Música… “y ahí es cuando decido dedicarme a la música”, dice.

Vicente Cifuentes al momento de recibir su estatuilla de Premios Pulsar a Mejor Artísta Música Tropical por el disco Bachata Local. FE

“Pasé por muchas tribus urbanas… al principio era muy “trovadorsito”, muy casa de teatro, muy “silvista”. Por eso mi primer disco se llama Artesano y fue en 2009. Luego conocí a Janio Lora (un amigo muy querido) que me ayudó a conocer gente”, recuerda.

Su segundo disco se llama “Ja Ja Ja ja ja” (2012) y viene marcado por una etapa en la que se desliga un poco de la trova y comienza a escuchar música más pop. Esta segunda producción la define como un disco pop-acústico.

Vivir en Santo Domingo le dio otra mirada sobre el arte. Por ejemplo, antes de residir en la isla no conocía la música afro caribeña: “yo no tenía idea de que eso existía en la vida”, confiesa. “Me cambió la raíz. Todos los cantautores comienzan haciendo música desde sus raíces folclóricas. Mi raíz rítmica es en esencia dominicana. Mi poética puede que ser más chilena. Cuando yo pienso en folclor, pienso en palos”.

A pesar de que en RD alcanzó reconocimiento, necesitaba seguir expandiendo su carrera. Entonces, decidió explorar otros mercados. Después de lanzar su segundo disco, estuvo dos meses tocando en Nueva York con Eli Vásquez. En ese momento se percató de toda la sonoridad dominicana que tenía. “Me di cuenta que el bongó era mi instrumento también, que la tambora me gustaba mucho. Las horas al día que pasaba escuchando merengue de todas las épocas”, así contando la especie de epifanía que tuvo en ese momento crucial de su búsqueda creativa.

De regresó en su país natal, llegó a Santiago de Chile a abrise camino en la escena artística, en una ciudad que no conocía y en la que dice, al principio no se encontraba. “Como cualquier dominicano que llega a Chile. Fueron uno o dos años de acomodarme hasta lograr la productora que hoy en día somos”, menciona con satisfacción.

Para Vicente y su banda, los proyectos no se detienen. Hace dos meses estuvieron en México grabando el próximo disco con el apoyo de San Saba Records. Nos adelantó que lo que viene es una producción que además de las tiernas bachatas que compone, incluirá merengue pop, en la onda acústica que le caracteriza.

Use your ← → (arrow) keys to browse

No hay comentarios

Dejar respuesta