Auténtica y luchadora, Diomary La Mala da la cara constantemente a una sociedad que todavía teme al potencial femenino. Con su simpatía y sencillez, la cantante conversó con Ciguapa un poco antes de la sesión de fotos para la portada del 1 de marzo de Ciguapa La Guía. Era un día lluvioso, pero todo el equipo estaba muy motivado a realizar un trabajo a la altura de las circunstancias: a través de Diomary, se honra en esa edición, las distintas batallas femeninas que se recuerdan el 8 de marzo.

Actualmente, la intérprete dominicana cosecha el reconocimiento de muchos años de constancia y trabajo. Ahora canta en los principales escenarios de la República Dominicana y representa el país de distintos festivales internacionales, pero no tiene ningún temor en recordar que alguna vez también tuvo que cantar en el Subway de Nueva York (el metro) para recolectar dinero. “Yo buscaba mi permiso, ponía mi música y entonces comenzaba a cantar y en una cantinita me ponían mis monedas. Para mí no hay escenarios grandes ni pequeños”, afirma.

Portada del 1 de marzo.

A pesar de que goza de reconocimientos y su carrera sigue en crecimiento, tiene que guerrearla bastante. Por su condición de mujer, entiende que le toca esforzarse el doble. “La mujer tiene que tener disciplina para lograr lo que el hombre alcanza en la mitad del tiempo… Se nos hace más difícil a las mujeres en todo, no ven jamás la capacidad. En todas las artes se nos menosprecia”, sostiene la artista que lamenta que muchas veces las mujeres son vistas simplemente como un objeto.

Para la ganadora de un premio Soberano a Mejor Solista del Año, son muchas las condiciones que tiene que tiene que tener la mujer para destacarse. “El talento no es lo único. Aquí hay que tener mucho enfoque, mucha perseverancia, fe en sí misma”, nos explica. Con todo y esto, hay que tener piel de cocodrilo contra el machismo: “Desde que una mujer se supera es una amenaza”, asevera. Y desde su perspectiva, ese temor no se manifiesta solo en los hombres, sino también desde las mismas mujeres. “Lo que nosotras tenemos son inseguridades que forman parte de nuestra crianza”, dice. Piensa que esas mismas inseguridades hacen que compitan entre ellas. Por eso creó el hashtag #unidassomosmas convencida de que cuando las mujeres se apoyan pueden alcanzar mayores logros.

El regreso a la patria

La Mala (un nombre que contrasta con su dulzura y amabilidad), es nativa de San Francisco de Macorís, sin embargo por 25 años fue inmigrante en EEUU. Desde pequeña estudiaba música, más su carrera como cantante surgió de la necesidad de un empleo. De jovencita no se sentía cómoda siendo voz principal, pero en uno de esos momentos difíciles en la ciudad de Nueva York, sola y sin empleo, le ofrecieron trabajo cantando en un bar. “Yo cantaba con espejuelos…parecía una secretaria”, recuerda entre risas que en esa época era aún más tímida.

Cuando llegó ese sentimiento que le alertó que era momento de emprender otros rumbos. “Recomencé en Puerto Rico y después fue que vine para acá”, relata que la nostalgia del país y la necesidad de estar cerca de la familia la motivó a establecerse en Santo Domingo. El retorno no fue nada fácil: “…ya que estoy aquí, déjame volar con mis propias alas. Al volar sola, tu sabes que me caí y levanté varias veces”. Echó a andar de nuevo su carrera con su propios recursos y esfuerzos, lo que le representó equivocaciones de las que aprendió y le hicieron más fuerte.

Diomary La Mala, cantante. Autora: Paloma Oviedo/Ciguapa.net

Otra de las características que enaltecen el espíritu de Diomary es su amor patrio. “Para yo cantar el himno (Nacional) tengo que no darle mente a las letras para que no se me salgan las lágrimas”, comenta que tal vez el desarraigo de estar tanto tiempo viviendo fuera del país creo en ella una sensibilidad especial a la dominicanidad.

Quisqueyanas: su próximo disco

Diomary nos adelantó que en mayo lanzará su nueva producción musical, titulada “Quisqueyanas”.

Con este disco busca rendir homenaje a la mujer dominicana. Dentro de las mujeres que más admira se encuentran su abuela, su madre y Sonia Silvestre. A esta última le reconoce no solo su gran voz, sino que siempre fue una voz comprometida con las causas sociales.

Por estos días, se encuentra en Europa, representando al país en varios festivales. Lisboa y Madrid son algunas de las ciudades en las que se estará presentando. Este año se vislumbra muy positivo para la carrera de Diomary, una artista incansable que inspira con su trayectoria.

Para leer Ciguapa La Guía entra: https://issuu.com/ciguapa.net/docs/guia_53

Compartir
Artículo anteriorBlack Panther sigue acabando con to’ en taquilla
Artículo siguienteMaría Castillo y Salvador Pérez Martínez serán reconocidos en Premios Iris
Capitaleña de nacimiento y oriental por elección, Teresa Guerrero (Santo Domingo) desde pequeña sintió una gran fascinación por el arte, incursionando en distintas ramas. Al momento de elegir carrera, un torbellino de ideas le hizo decidirse por una que en su momento le pareció práctica y prometedora: Licenciada en Mercadotecnia. Cursando materias de investigación descubrió una nueva pasión. Al graduarse comenzó a trabajar en el Departamento de Investigaciones de la Oficina Nacional de Estadística. Junto con la investigación, continúa de afición por el arte, lo que la lleva viajar a Buenos Aires para realizar una Maestría en Comunicación y Cultura. Actualmente es editora de Ciguapa La Guía y Directora de Comercial de Ciguapa Media.

No hay comentarios

Dejar respuesta