En la zona Este del país se encuentra un maravilloso tesoro aún desconocido por la mayoría. Un municipio con el cual la naturaleza fue muy bondadoso, pero probablemente no aparece en los catálogos de destinos internacionales de playa y montaña, aunque tiene todo eso y además gente encantadora.

Vista de Laguna Redonda desde lo alto de Montaña Redonda, Miches. Autor: Emilio Paredes/Ciguapa.net

El municipio de Miches (provincia El Seibo) cada día va tomando más auge como destino ecoturístico, porque ofrece una diversidad interesante de opciones para los visitantes nacionales y extranjeros. Siendo parte de la hermosa Cordillera Oriental, los paisajes espectaculares que se aprecian desde esta parte del Este maravillan al visitante y hacen confirmar la belleza de la isla ubicada al centro del Caribe.

La exuberancia de Montaña Redonda

Recientemente ha tomado popularidad entre los amantes del ecoturismo, la exuberante Montaña Redonda. “Nosotros vinimos porque habíamos visto las fotos y nos animamos”, dice Claudia, una joven que motivó a un grupo de amigos a inscribirse en un tour para conocer esta belleza natural. Ella afirma que las imágenes se quedaron cortas ilustrando la hermosura del lugar.

Vista al valle desde lo alto de Montaña Redonda. Autor: Emilio Paredes/Ciguapa.net

Algunos visitantes vienen desde Punta Cana. Otros se agregan a paquetes turísticos provenientes de Santo Domingo. Al llegar al pie de la montaña, se pagan 100 pesos por el acceso a subir, pero para llegar a la cumbre, debe ser en un vehículo todo terreno (ya sea camioneta o motocicleta). Pero si no cuenta con un vehículo de estas condiciones, no hay de qué preocuparse, pues existe un servicio de transporte que lleva a los visitantes hasta la cima. El costo por grupo es de 800 pesos. El terreno es difícil, pero estar en lo alto de la montaña bien vale la pena.

Desde arriba se observa un paisaje deslumbrante y no muy conocido de Quisqueya. Allá, desde lo alto se puede divisar Laguna Redonda, azul turquesa, grande e imponente.

Vista de Laguna Redonda, Miches. Autor: Emilio Paredes/Ciguapa.net

La típica foto en el columpio o volando en la escoba sobre el valle, son dos momentos que nunca faltan para registrar el viaje. Sin embargo, no es solo subir y hacerse fotos. Los turistas pueden comer, tomar algo refrescante y pasar un momento agradable. Existe una enrramada con mesas y sillas donde las personas se sientan a comer y conversar mientras en una parrilla, se asan carnes. Todo esto mientras se disfruta de una de las vistas más hermosas del Caribe.

Laguna Redonda: belleza impactante

Desde lo alto de Montaña Redonda también se puede disfrutar de la hermosura y majestuosidad de Laguna Redonda. Este depósito natural de agua salada tiene una extensión de 5 kilómetros cuadrados y se promedia que de profundidad alcanza unos 1.4 metros.

Al fondo de la laguna hay sedimentos areno-arcillosos y limosos. Forma parte de las reservas naturales de la isla ya alberga especies endémicas de flora y fauna que se tienen que proteger.

Está cerca de la costa, por lo que al mirarla desde lo alto de la cordillera, resulta un verdadero espectáculo visual.

También arena, sol y mar: Playa Arriba y Playa Limón

El balneario que está a orillas del pueblo es Playa Arriba. En esta extensa playa el visitante puede disfrutar de los mariscos de la zona preparados con el sazón de los cocineros locales, tragos y frías cervezas mientras se siente la deliciosa brisa del mar.

Atardecer en Playa Arriba. Autor: Emilio Paredes/Ciguapa.net

Igualmente, la noche se activa y se encienden las divertidas y elegantes discotecas que están en están en Playa Arriba. Aquí también los visitantes que les gusta el baile pasarán un momento agradable disfrutando de buena música dominicana con el ambiente entrañable que crea la gente amable y simpática de la provincia.

De su lado, Playa Limón es el destino de los que buscan siempre mar turquesa y arena clara para bañarse y tomar sol. Está más apartada y su acceso es más complicado, sin embargo, bien merece el sacrificio por conocer otra porción de las decenas de kilómetros de playa de Miches.

Compartir
Artículo anteriorFreddy Ginebra busca inspirar vidas felices
Artículo siguientePresentan plataforma promocional La Máquina Cortés
Capitaleña de nacimiento y oriental por elección, Teresa Guerrero (Santo Domingo) desde pequeña sintió una gran fascinación por el arte, incursionando en distintas ramas. Al momento de elegir carrera, un torbellino de ideas le hizo decidirse por una que en su momento le pareció práctica y prometedora: Licenciada en Mercadotecnia. Cursando materias de investigación descubrió una nueva pasión. Al graduarse comenzó a trabajar en el Departamento de Investigaciones de la Oficina Nacional de Estadística. Junto con la investigación, continúa de afición por el arte, lo que la lleva viajar a Buenos Aires para realizar una Maestría en Comunicación y Cultura. Actualmente es editora de Ciguapa La Guía y Directora de Comercial de Ciguapa Media.

No hay comentarios

Dejar respuesta