Use your ← → (arrow) keys to browse

Si hay una profesión que está total y completamente subvalorada es la del Community Manager, todo el mundo cree que puede ejercer como manejador de redes porque total, eso es abrir una cuenta y ya ¿No? Noooo, ese es el problema.

Cada vez se hace más evidente que se necesita una estrategia de comunicación, una guía de publicaciones de acuerdo a tu público, una planificación de acuerdo a los KPI (objetivos) de tu marca y por eso son cada más los diversos profesionales que se meten a la profesión.

Y por eso los que manejamos redes con conocimiento de causa -modestia y aparte- no dejamos de indignarnos al ver cientos de caso de “mala práctica” como se diría en términos médicos.

Así que hoy voy a compartir 5 tips para ser un buen Community Manager:

  1. Sentido Común: No es lo mismo la visión del contable de una empresa a la que tiene el de marketing o relaciones públicas, las redes sociales son algo que parece fácil pero no lo es, se necesita una persona que tenga en mente los objetivos, trace una estrategia, tenga sentido común y sea emocionalmente inteligente. Ser community manager significa que eres el “sandbag” virtual, o sea que hay que aguantar boches, insinuaciones, desahogos y mantener un servicio cliente post-venta tal que el cliente sienta que le respondes con una sonrisa aunque no te pueda ver, que sepas que no te puedes ir en dimes y diretes o armar debates y por supuesto eres un mediador, buscas mejorar la imagen de tu marca en la web y debes tener una presencia activa.

2. Decir NO al estrellato: Siempre digo que un CM no es el protagonista de la empresa, institución o marca. Usted es como el maestro de ceremonias, un fantasma que crea las condiciones para dar lugar a algo genial, el hilo conductor de un evento. No hay necesidad de identificarse o andar anunciando al mundo que eres tu quien responde en tal o cual red y mucho menos dar respuestas basadas en tu opinión. Tu trabajo es ser esa marca o empresa. En esos momentos dejas de ser aún cuando tus intereses se vean afectados.

3. Humanización de la marca: En redes sociales, como en la radio se habla de tú. No hay seres superiores, eso sí siempre debe primar el respeto. Sin embargo, parte de la sinergia producto/empresa-cliente surge cuando este último se siente comprensiso y escuchado sobre todo en un lenguaje llano y cercano.

4. Responder: Esta sí que es difícil, parece que dar una simple respuesta es un pedido de la NASA, hay cuentas en las que te hartas de escribir y si es que te responden tardan días para hacerlo. Según las buenas prácticas una red social bien cuidada responde en un lapso de 24 horas. ¡No cuando te sobre!

5. Conoce tu público objetivo: Saber a quién te diriges influye incluso en las redes sociales donde debe tener presencia tu marca/ institución o producto. No es lo mismo producir contenido para personas mayores, padre o abuelos que para adolescentes y tampoco utilizan las mismas plataformas. Así que ojo con eso, son poco los adultos de 50 que están por ejemplo en Snapchat o utilizan estados de Instagram a menudo.

Podrían parecer 5 cositas muy básicas pero creanme, hacen una diferencia a la hora de evaluar la eficacia de una red social.

Use your ← → (arrow) keys to browse

No hay comentarios

Dejar respuesta